11 noviembre 2020 · Por Lola Cramazou

Y las personas nos dimos cuenta del valor de la comunidad

Todas las personas sabemos, intuitivamente, lo que significa el sentimiento de pertenecer a un grupo, sentirnos identificados con el resto de sus miembros, compartir experiencias, emociones y metas. La familia, el grupo de amigos o el equipo del trabajo son algunos ejemplos de estas “tribus” que hacen que las personas nos sintamos queridas, valoradas y empoderadas.

El sentido de pertenencia es definido como «un sentimiento de arraigo e identificación de un individuo con un grupo o con un ambiente determinado». Maslow (1954), psicólogo humanista, colocaba la necesidad de pertenencia a un grupo como las segunda necesidad humana más importante, después de las necesidades fisiológicas. En LOOM somos conscientes de la importancia de formar parte de “algo más” y del poder de los sistemas colaborativos, por eso impulsamos la comunidad de LOOMERS, para que los profesionales encuentren en sus espacios de trabajo una red de apoyo.

Pero ¿qué es lo que hace que una persona se sienta tan vinculada a un grupo? 

Esa persona debe sentirse motivado con el grupo al que pertenezca, estar de acuerdo con los valores y creencias, interesarse en lo que está pasando, sentirse identificado con el resto del grupo, creer que es una parte importante del mismo, estas entre otras características son las que debe cumplir una comunidad para que te sientas parte de ella. 

Quien se siente miembro de un grupo, está más predispuesto a cuidar todo lo que este representa porque tiene un significado importante, una filosofía; de la cual forma parte. El sentir orgullo nos da valor como personas, nos da seguridad y autoestima.

Hay un punto clave para nuestro propio desarrollo, y es que el sentido de pertenencia influye en la gestación de nuestra propia identidad.

El valor de la comunidad se refuerza este año 2020

Este año está siendo verdaderamente retador en el plano personal y en el profesional, y si algo está saliendo a la luz como “necesidad” es la de actuar por y para el bien común. 

Los vecinos se han unido para hacerse compañía y la vida más agradable dentro de un mismo edificio, los amigos mantienen fuertes vínculos cambiando formatos de reuniones para arroparse los unos a los otros, las familias están siendo verdaderos pilares para que cada miembro haga de sostén al otro, los equipos de trabajo están sabiendo crecer juntos y seguir cumpliendo objetivos pese a las circunstancias e incluso a la distancia física Y así se nos ocurren un sinfín de ejemplos valiosos por los que merece la pena apostar por la comunidad.

En LOOM nos esforzamos cada día en crear una gran comunidad de talento a la que cuidamos, apoyamos, acompañamos. Si estás buscando esa red de apoyo que te enriquezca personal y profesionalmente, estaremos felices de recibirte en nuestros espacios. #FormaPartedelaComunidadLOOM

 

11 noviembre 2020