13 septiembre 2021 · Por Maria Miranda

¿Cómo prepararse una ronda de financiación? Estrategias y tipos.

Las rondas de financiación son momentos clave para las empresas y startups. Supone un gran impulso para los emprendedores y un impulso para conseguir los objetivos y seguir creciendo. Descubre estrategias, tipos y cómo prepararse para una ronda de financiación en este post.

Una ronda de financiación es un proceso por el cual una empresa o startup consigue la cantidad que necesita a través de inversores. Estos entrarán como nuevos socios al adquirir una parte del capital social de la compañía. Por ello, los emprendedores tienen que tener muy claras las necesidades de su empresa y establecer una estrategia de actuación.

La mayoría de los emprendedores no tienen muchos recursos para empezar así que salvo excepciones, es muy probable que necesiten nuevas inversiones para seguir adelante. No se trata solo de conseguir el dinero, levantar una ronda de financiación con éxito es todo un proceso y antes de nada necesitas saber si tu proyecto está listo para ello.

Tipos de rondas de financiación

Podemos dividir las rondas de financiación en 4 grupos: Pre-seed, seed, early y growth.

  • Pre-seed: Es la fase 0 de cualquier startup, aquí solo existe la idea y el modelo de negocio aún no está definido. En esta ronda no se suele superar los 200.000 euros y los tipos de inversores más habituales son FFF, business angels,  aceleradoras o financiación pública.
  • Seed: Con esta inyección de capital, pasamos de la idea inicial a un proyecto real, formando una estructura de negocio que busca tener rentabilidad. En esta etapa los inversores más habituales son: business angels, aceleradoras, financiación pública, crowfunding o venture capital.
  • Early: En este momento las startups ya tienen un alto potencial de crecimiento y lo que es más importante, generan beneficios. Hay dos tipos de ronda de financiación en esta etapa:
    • Serie A: Entre 1 y 5 millones. El tipo de inversor más común es venture capital y el propósito es escalar, ampliar el equipo…
    • Serie B: Entre 6 – 20 millones. El tipo de inversor más común es venture capital y el propósito es aumentar margen de ganancias y generar flujo de caja positivo.
  • Growth: Para llegar a esta etapa la startup tiene ya cierta madurez y los números son positivos. Además, tienen una estrategia de crecimiento muy definida, porque su objetivo es expandirse a otros países y aumentar el número de clientes. La financiación más importante proviene de los grandes fondos como los bancos de inversión o las sociedades de capital privado.

Preguntas que te tienes que hacer antes de empezar una ronda de financiación

  • ¿Mi negocio es escalable y atractivo para los inversores? Un proyecto es casi como si fuera un hijo al que le dedicas tiempo, dinero y esfuerzo, por eso es importante que respondas con sinceridad. Ten en cuenta que los inversores buscan proyectos con mucha capacidad de crecimiento porque buscan que sus ingresos generen rentabilidad.
  • ¿Es el momento de hacerlo? Es probable que necesites financiación, pero quizás no sea el momento adecuado para los inversores. En ese caso, puedes consultar otras estrategias de financiación. Es importante tener el modelo de negocio testado en el mercado y para qué vas a utilizar los recursos obtenidos.
  • ¿Mi empresa tiene valor? Invertir no deja de ser un riesgo por lo que es imprescindible que muestres la viabilidad del negocio y la rentabilidad contrastada. Muestrales a los inversores por qué deben invertir en tu negocio.
  • ¿Cuánto necesito? En cada fase será diferente. No es lo mismo la cantidad que necesitas para arrancar que para expandirte a otros países. Además, es importante definirlo bien porque dependiendo de tu modelo de negocio, producción y escalabilidad necesitarán más o menos financiación.

Superar una ronda de financiación

Ahora que ya tienes todo claro, llega el momento de enfrentarse a una ronda de financiación y sobre todo a los inversores. ¿Qué debes tener en cuenta?

  • Empieza por el principio: Define tu mensaje, explica quién eres y todo lo que has logrado.
  • Define tu proyección, pero no vendas algo que no es real. Es importante mostrar que crees en tu proyecto, pero evita los castillos en el aire y las promesas falsas.
  • Los números son importantes. A los inversores le interesan los números y sobre todo, las pruebas. Enseña los logros que has obtenido hasta el momento con los recursos.
  • El capital humano es clave. El talento es igual de importante que lo que ofrezcas al mercado, enseña quién es el motor de la empresa y qué les hace únicos.
  • Ten por seguro que los inversores habrán investigado tu empresa, por lo que es importante que captes su atención contándoles cosas que no sepan.
  • Objetivos. A los inversores les interesa saber en qué punto estará la empresa cuando hayas utilizado sus recursos.

En LOOM queremos apoyar en los emprendedores en sus momentos más críticos. Por eso, a través de LOOM for Startups ofrecemos un paquete de ventajas que incluyen descuentos en espacios y salas de reuniones y servicios de asesoría bonificados entre muchos otros.

13 septiembre 2021