12 noviembre 2021 · Por Maria Miranda

¿Qué es el trabajo líquido?

Flexibilidad laboral, “work from anywhere” y una rápida respuesta a las necesidades del mercado son las claves del trabajo líquido, un modelo de trabajo que pone el foco en las personas. En este post te explicamos qué es el trabajo líquido y por qué esta de moda ahora más que nunca.

Pero empecemos por el principio, el concepto de “lo líquido” lo acuñó sociólogo polaco Zygmunt Bauman en el año 2000, para definir el momento actual de la historia en el que las relaciones a largo plazo son cada vez menos habituales. Bauman hablaba de modernidad líquida, sociedad líquida o amor líquido, conceptos claves en un mundo ansioso de novedades en el que todo es provisional.

La realidad líquida consistía en una ruptura con las instituciones y las estructuras fijas y que cada persona ha de crear su propio molde. Aunque Bauman no habló en concreto de trabajo, el ámbito laboral  no es una excepción. El mercado cada vez es más exigente y cada vez necesitamos estructuras más flexibles que permitan una constante transformación: es la era del trabajo líquido.

 

Trabajo Liquido

La era del trabajo líquido

 

Si hubiera que definir el trabajo líquido, se puede definir como un modelo que permite a las compañías contar en todo momento el talento que necesiten. Los trabajadores y trabajadoras no están anclados a una sola compañía, sino que transitan entre departamentos, proyectos y hasta empresas.

Los jóvenes ya no aspiran a pasar toda su vida en una misma empresa, como era habitual en generaciones anteriores. De hecho, en España el número de freelance ha aumentado un 40% en la última década según un estudio de Malt. Además cada vez es más habitual hablar de tendencias como la gig economy, es decir, trabajos esporádicos que tienen una duración corta y en los que el contratado se encarga de una labor específica dentro de un proyecto.

El trabajo líquido permite que las empresas encuentren profesionales con perfiles muy especializados, en un plazo muy corto de tiempo y en cualquier parte del mundo. Aunque en los últimos meses ya hemos oído hablar de este término, la realidad es que no es un concepto novísimo. Accenture ya hablaba de esta tendencia en el año 2016.

El número de freelance ha aumentado un 40%

Según un estudio sobre el Futuro del Trabajo elaborado por LinkedIn, el 40% de los españoles aboga por un modelo híbrido que combine trabajo presencial con remoto. El director general de LinkedIn para España y Portugal, Ángel Sáenz, dice que un modelo de trabajo flexible “no reduce la productividad de los trabajadores” y permite integrar vida profesional y personal.

A pesar de sus ventajas, este nuevo modelo implica trabajar constantemente nuevas capacidades que te permitan sobrevivir en este nuevo mundo y estar en constante formación. Y por supuesto, implica una mayor confianza en los equipos que ganan autonomía a la hora de organizar su trabajo. También supone un cambio en la mentalidad de las empresas, tanto en la metodología como en la forma de liderar. Se necesita una realidad más centralizada, nuevas herramientas y una gestión del talento adecuada.

Llevamos décadas trabajando de la misma forma y en tan solo unos meses todo ha cambiado. Teniendo en cuenta los retos y las ventajas, faltará por ver si el trabajo líquido continúa siendo una opción en los próximos años. De momento, el mercado lo demanda y las compañías tienen que dar respuesta a esa necesidad.